Spanish translation of Jean-Michel Pennetier’s interview with Robert Letellier

A few weeks ago, we added the English and French versions of Jean-Michel Pennetier’s interview with Robert Letellier to the blog (please click here to read it). We are now delighted to share a Spanish translation for our Spanish followers – please see below to read the interview in full.

Presentación:

Mi interés por Meyerbeer comenzó cuando era muy joven, a mediados de la década del sesenta. Leía sobre Rossini y Wagner y siempre me cruzaba con el nombre de Meyerbeer. Me quedaba perplejo ante los puntos de vista extremos y contradictorios acerca suyo y por la enorme potencia de los sentimientos que su nombre parecía provocar. Ningún otro compositor parecía desencadenar tan intensas reacciones. ¿Por qué? También leí sobre él en una introducción a la ópera para niños y me intrigó particularmente la historia del Ballet de las Monjas en Robert le Diable. Cuando quise escuchar algo de su música, me encontré con que no había prácticamente nada grabado, a no ser por la Marcha de Coronación, ‘Ombre légère’ y ‘O Paradis’, aún cuando todos los otros compositores parecían estar muy bien representados en los catálogos. Pronto descubrí que había casi una prohibición para interpretar su música y una tendencia a restarle importancia, ridiculizarla o a despreciarlo a él como un charlatán o un judío sólo interesado en hacer dinero. Uno siempre leía acerca de las actitudes desdeñosas de Wagner, Schumann, Mendelssohn y el menosprecio de Heine. Aún los libros de texto más leídos de aquella época (como el influyente libro de Donald Grout sobre ópera) era despectivo. Y aún así, Meyerbeer había sido alguna vez sumamente famoso y popular; no es posible ser un compositor representado en todo el mundo por casi un siglo y, a la vez, un proveedor engañoso de bienes de mala calidad.

Después de un tiempo, en 1968 encontré una vieja partitura de Les Huguenots y, al mismo tiempo, el viejo sello Saga lanzó un LP de viejas regrabaciones de la ‘Época Dorada’. Fue a través de los crujidos de estos viejos recitales que escuché a algunos de los legendarios cantantes de ópera entonar melodías de esta otrora famosa partitura. Recién en 1971 pude escuchar Les Huguenots maravillosamente grabada por Decca, con la dirección de Richard Bonynge. La experiencia me resultó abrumadora, “uno de los más grandes momentos de mi vida” (para citar la famosa observación Hans von Bülow).

A medida que yo crecía, escuché sobre la edición de las cartas y diarios de Meyerbeer, y añoraba porder leerlos. Necesitaba saber alemán para hacerlo (mi lengua madre es el inglés, la de la familia de mi padre era el francés), de modo que estudié alemán en la universidad. Los estudios editados por Heinz y Gudrun Becker (me he hecho amigo de ambos) aparecieron muy lentamente, y cuando el profesor Becker se retiró antes de completar su trabajo, quise poder yo mismo hacer algo y pedí una copia del diario manuscrito del compositor de la Staatsbibliothek en Berlín. Para mi sorpresa, me enviaron el material y, los siguientes pocos años, dediqué la mayor parte de mi vida a transcribir y traducir estos documentos primordiales, de modo de poder saber la verdad sobre Meyerbeer a través de sus propios escritos privados.

Pero es la música de Meyerbeer la que debería portar su fama y reputación, y en tanto más óperas suyas fueron puestas a disposición tanto en disco como en producciones en vivo, pude prontamente explorar el contenido artístico en mayor detalle y escribir sobre ellas. Contrariamente a cuanto muchos comentadores, académicos y críticos habían dicho, sus óperas (y las historias de Eugène Scribe) me parecieron ricas y bellas, y llenas de ideas maravillosas y una exploración seria de algunos de los temas más importantes en la vida, estando cada ópera caracterizada por su propio humor, color y simbolismo.

Me encontré también sumamente atraído por toda la historia de la ópera francesa de la primera mitad del siglo XIX, por aquellas maravillosas palabras grand opéra y opéra-comique. Dado que mis ancestros son en parte franceses, tengo un aprecio intuitivo por la elegancia y frescura de este tipo de música. No podía entender por qué la nación francesa misma parecía/parece ignorar la bellísima herencia de su legado lírico hasta 1870. La desatención a Auber me resulta particularmente incomprensible, considerando lo llena de vida y gracia que está su música.

Acerca de Meyerbeer

El destino de la reputación de Meyerbeer, el giro violento de admiración casi universal a total denigración y olvido es uno de los más grandes misterios y desafíos de la historia de la música. También resulta poco normal y ampliamente exagerado, como si Meyerbeer se hubiera convertido en el chivo expiatorio y víctima de muchos de los prejuicios artísticos y asuntos sociales de fines del siglo XIX y del siglo XX. Esto se vincula al hecho de Meyerbeer ser judío, a su riqueza personal y gran éxito, a las compejidades que implican las identitades alemana y francesa, al oprobio acarreado por el criticismo devastador de Wagner (en lo personal y artístico), los cambios en los gustos musicales, la universal y casi fanática adoración por Wagner (tanto en Francia como en otros países) y los cambios en la estética, alejándose de la ópera heroica y de la tradición belcantista. Se ha repudiado a la historia como tema de una ópera, del mismo modo que se han dejado de lado el simbolismo y la naturaleza mismos. El poder visceral del drama en el contexto de escenarios históricos es central para comprender la urgencia estética de Meyerbeer. Esto se refleja en los desarrollos bizarros de la escenificación de ópera a partir de la Segunda Guerra Mundial, cuando los conceptos Meyerhold y Brecht transformaron el Verfremdungseffekt en una característica universal de la escenificación moderna (el llamado Regietheater).

Las óperas de Meyerbeer tratan las grandes realidades de la historia y la religión, la política y los prejuicios, y también la mitología y la naturaleza del valor y la dignidad humanos por encima de la ideología y la tiranía religiosa. Tanto en el tema como en la forma musical, él solía apuntar a estas cuestiones; tanto él como Scribe demostraron ser grandes innovadores y pensadores de la condición humana. La bondad, el amor y el sacrificio importan y tienen el poder de modificar el comportamineto humano. La adaptación por parte de Meyerbeer de las estructuras formales y de las prácticas musicales de su época (tanto en Alemania, como en Italia y Francia) establecieron nuevas direcciones en el género operístico y en la dramaturgia y estilo de la música lírica. El alegato de ‘efectos sin causa’ carece completamente de sentido, dado que toda la ópera y, de hecho, cualquier tipo de música, precisa de ideas de impacto y aún de innovaciones que la sigan haciendo interesante.

Acerca de Les Huguenots:

Esta ópera trata un tema que resulta cada vez más apremiante en nuestros propios tiempos: el lugar de la ideología política y religiosa en las vidas de hombres y mujeres comunes. ¿Importan más los seres humanos que las ideas? Los registros terribles de la Reforma y las Guerras de Religión (1517-1648) deberían haber sido una lección para dar un vuelco a nuestras actitudes en pos de la vida y la tolerancia, pero es una lección que parece no poder ser aprendida jamás.

La música de esta ópera es dramática, altamente melódica, de ricas texturas armónicas y llena de color en la orquesta. Afecta también las emociones y el inconsciente de quien la escucha, y debería, a través del poder de la escena, permitir que ciertos detalles de la música se destaquen. Los bellos jardines de Chenonceau se contrastan con el terror de las calles y callejones oscuros de la terrible Noche de San Bartolomé. La ideología de muchos de los personajes se transforma, a través de acciones y gestos de amor y autosacrificio, en un idealismo compasivo y de perdón. Debe haber poesía y belleza misteriosa en la mise-en-scène, en la evocación de tiempos pasados y en la caracterización de los desafíos intemporales que implica el pasado en tema de política, religión y los errores cometidos por la humanidad.

La realidad de la terrible historia relatada necesita ser confrontada como un hecho histórico y como una recurrencia eterna de la condición humana. Meyerbeer, como judío y como alguien ajeno tanto a Berlín como a París, fue agudamente consciente de los temas que luego asumirían tamaña ferocidad, con devastadoras consecuencias, en el siglo XX. Él observa a católicos y protestantes con igual distancia y con el mismo interés, pudiendo conjurar los temas y modos de expresión de cada cual de modo maravilloso. Es por ello que su música resulta profética y la razón por la cual (con Halévy en La Juive) presenta actitudes de libertad y responsabilidad, de apertura y tolerancia que, aparecidas con la Revolución Francesa y las Guerras Napoleónicas, resultan de tanta actualidad. La música de Meyerbeer es dramáticamente poderosa, a la vez que fiel a la tradición de belleza expresada en melodías melifluas y en el espectro encantador de sus colores orquestales. Y nos habla de los más importantes desafíos de la historia y de la vida misma.

 

Advertisements

Robert Letellier interviewed by Jean Michel Pennetier in Forumopera

Robert Letellier, author and editor of numerous books with Cambridge Scholars, has been interviewed by the online magazine Forumopera (in French).

To read the interview, please click here, and Robert has very kindly provided an English translation of his responses, which can be read in full below. His latest book with Cambridge Scholars, Meyerbeer’s Le Prophète: A Parable of Politics, Faith and Transcendence, is out now. To purchase a copy please click here. Continue reading

The Becoming Jewish exchange, part 2: ‘Non-Jews are already transforming the Jewish world’

Dr. Netanel Fisher is a visiting scholar at the Kohelet Forum and at the  Israel’s Open University. Dr. Fisher holds a PhD from the Hebrew University in Jerusalem. He has served as  an adjunct scholar at the University of Pennsylvania and at Hebrew University and as an Associate Researcher at the Israel Democracy Institute.

This exchange focuses on Becoming Jewish, a new book edited by Dr. Fisher and Professor Tudor Parfitt (Cambridge Scholars Publishing). In the next installments we will also be speaking to Professor Parfitt. Part 1 can be found here.

Continue reading

The Becoming Jewish exchange, part 1: Is a global conversion phenomenon changing the Jewish people?

Dr. Netanel Fisher is a visiting scholar at the Kohelet Forum and at the  Israel’s Open University. Dr. Fisher holds a PhD from the Hebrew University in Jerusalem. He has served as  an adjunct scholar at the University of Pennsylvania and at Hebrew University and as an Associate Researcher at the Israel Democracy Institute. This exchange focuses on Becoming Jewish, a new book edited by Dr. Fisher and Professor Tudor Parfitt (Cambridge Scholars Publishing). In the next installments we will also be speaking to Professor Parfitt.

Continue reading